Nuestra Propuesta Educativa

Entendemos la educación como un acompañamiento respetuoso del desarrollo, basado en la confianza en la capacidad de cada niño y en el respeto de su autonomía e iniciativa propia para aprender y autorrealizarse como persona. Consideramos que el auténtico aprendizaje es el que se produce a través de la experiencia y con el descubrimiento del mundo que nos rodea. Y creemos que el aprendizaje debe tener como objeto cualquier materia de interés que permita desarrollarse en los planos cognitivo, afectivo, social y/o psicomotriz.

1

El respeto por las personas, por el medioambiente y por una convivencia democrática en la sociedad en la que vivimos. Y respeto especialmente por los niños: respeto por sus necesidades de cariño, afecto y cuidado, sobre todo por parte de sus figuras de apego: sus padres y familiares, y en la escuela: sus acompañantes. Respeto por su proceso de desarrollo que no debemos tratar de acelerar. Respeto por su curiosidad natural y motivación intrínseca para aprender siguiendo sus propios intereses. Respeto por su necesidad de experimentar y sentir de forma directa lo que les rodea. Respeto en definitiva por su dignidad como seres humanos.

2

La autorregulación o confianza en el niño como el principal responsable de decidir y dirigir su propio proceso de aprendizaje. El niño sabe lo que necesita, tiene su propio programa interno de aprendizaje que sólo requiere de un ambiente físico y emocional adecuado para desplegarse.

3

El aprendizaje vivencial. Las personas, y especialmente los niños, aprenden fundamentalmente experimentando la realidad, a través del contacto directo y la interacción con el mundo que les rodea, y sobre todo, a través de los interrogantes y necesidades que crea la experiencia directa de aquello que les interesa y emociona. Los acompañantes facilitan lo necesario para permitir a los niños aprender a través de la experiencia y las actividades que proponen son fundamentalmente prácticas y permiten el aprendizaje por descubrimiento. El colegio dispone de gran cantidad y variedad de equipamiento, materiales y herramientas para permitir el aprendizaje activo.

4

La democraciacomo mejor modo de convivencia en sociedad, basada en la igualdad de todos para actuar con libertad para: expresar ideas, proponer iniciativas, participar en actividades y tomar decisiones. El ejercicio de la libertad debe hacerse siendo consecuente con las decisiones tomadas, con responsabilidad respecto al cumplimiento de normas y límites y respetando la libertad de los demás.

5

La implicación de las familias. La educación en la escuela es una continuación de la crianza en la familia y además los niños aprenden continuamente en ambos entornos. Por eso familia y escuela deben ser coherentes entre sí, y para lograrlo, deben estar en relación continua y es fundamental la implicación y participación de las familias en la escuela.

6

Agrupamientos de diferentes edades crean un ambiente de convivencia más natural y similar al de la sociedad, de forma que los niños aprenden a relacionarse y a convivir con otros niños de edades distintas. Además, la convivencia con otros niños de diferentes generaciones proporciona una gran riqueza de estímulos en un desarrollo de la personalidad más rica y tolerante con los demás y favorece la cooperación frente a la competencia con los demás.

7

Ambiente preparado en tres sentidos:

  • Un ambiente con gran variedad y riqueza de materiales y equipos que le permitan aprender y crecer en los diferentes planos de desarrollo.
  • El ambiente además debe garantizar su seguridad física, los posibles peligros para los niños deben estar controlados.
  • El ambiente debe ofrecer seguridad emocional, debe ser un ambiente relajado donde los niños se sientan respetados y queridos. En este sentido es importante los niños se sientan libres de poder expresar sus emociones y que éstas sean respetadas, siempre que no se haga daño a los demás. Esta seguridad física y afectiva es una condición necesaria para que se produzca el aprendizaje.

8

El Juego libre. El juego es la forma natural de aprender para los niños, a través del juego se aprenden contenidos, habilidades y actitudes en los distintos planos de desarrollo. El tipo de juego va cambiando conforme el niño se desarrolla y se va transformando poco a poco en trabajo efectivo. Por todo esto, se respeta la necesidad de juego de los niños a lo largo de todo su desarrollo y no solo en los primeros años.

9

Creatividad. Entendemos la creatividad como la capacidad de conectar aspectos de la realidad que no estaban previamente conectados, creando una realidad diferente. Partimos de la idea de que todos los niños son creativos por naturaleza y nuestra intención es no limitar ni impedir esta capacidad creativa. A los niños se les permite desarrollar sus propios talentos y encontrar aquello que les llena en cada momento de su vida y les permita realizarse como personas. Para no impedir la creatividad natural de los niños se consideran los errores como una fuente de aprendizaje, nunca se penaliza el error ni se critica desde fuera, porque se estaría castigando el aprendizaje. Cada persona es la responsable de evaluar su propio trabajo y, sólo en caso de que lo solicite, se hace una evaluación o crítica externa.

10

El papel del acompañante. Su función principal es la de acompañar los procesos de aprendizaje de los niños, ya que no enseñan sus conocimientos, sino que permiten que los niños creen los suyos propios. Para ello: crea y cuida los ambientes de aprendizaje; respeta los procesos madurativos y necesidades de cada niño; confía en la capacidad del niño para ser el protagonista de su propio aprendizaje; respeta las actividades y decisiones de los niños sin tratar de dirigirlas ni interferir en ellas; ayuda en cualquier actividad en la que soliciten ayuda facilitándoles la tarea, pero no realizándola por ellos; observa y lleva un registro de las actividades y necesidades de los niños, que sirve para realizar la evaluación; no interviene en los conflictos permitiendo que los niños los solucionen por sí mismos, salvo en caso de agresión física o verbal, o que pidan su ayuda para solucionar el conflicto. Todo ello cuidando de la seguridad física y emocional de los niños. Además, hace partícipes a las familias del proceso de desarrollo y aprendizaje de sus hijos.

11

Laicismo e independencia ideológica. El colegio es independiente de cualquier confesión religiosa y también de cualquier ideología política, económica o social.